Y el libro del mes de julio es…

un-refugio-en-katmanduOtro mes que se va y otra entrada de libro del mes que tanto me gusta crear. Es como llegar a la última página de un libro y ponerte a pensar en cuál será el siguiente, te ilusionas, te haces planes y emprendes algo nuevo.

He tocado mucha variedad este mes y he leído libros geniales. No ha sido fácil pero allá voy.

Para ser coherente con lo que dije en las entradas, os recuerdo el libro de Un refugio en Katmandú, de Ángeles Ibirika.

Podéis leer la entrada aquí. Me ha parecido una lectura completa, personalmente me ha encantado, con cultura, valores, sentimiento, buena estructura y un ritmo genial.

¡Adiós bochorno de julio!

¡Hola calor asfixiante de agosto! ¡felices lecturas para todos! 🙂

Un refugio en Katmandú de Ángeles Ibirika

Un refugio en Katmandú. Ángeles Ibirika. un-refugio-en-katmandu

  • Nº páginas: 416
  • Editorial: Planeta
  • ISBN: 9788408141969

¡Hola a todos!

Nada más ver la portada, que tengo que decir que es preciosa, supe que tenía que darle una oportunidad a este libro. Ahora, después de leerlo en e-book, sé que me lo compraré para conservarlo muy bien en mi biblioteca. Y recomendarlo… Y volver a leerlo… Y volver a recomendarlo… Porque es simplemente genial.

Está cargado de sentimiento, de amor en todas sus variantes, de la cultura y costumbres de los habitantes de Nepal, de solidaridad y humanidad. Y todo esto se transmite en un entorno de falta de recursos pero precioso, entre las calles de Katmandú, entre sus templos y dentro de sus casas.

Matthew es un hombre atormentado por la misión peligrosa que debe llevar a cabo, después de renunciar a su propia vida y a una carrera brillante como estrella del béisbol. Se encuentra en Nepal, un país que no conoce, perseguido, herido y sin nadie que le pueda ayudar. Debe resolver su situación solo y crea una barrera con el exterior, cegándose en su objetivo. Lo que aprende durante su estancia en Katmandú le marcará la vida, le hará cambiar su visión de ver el mundo y le abrirá puertas para seguir adelante. No pienso caer en el tremendo error de contar qué objetivo tan importante tiene Matthew pero sí diré que se tarda en averiguarlo. Aunque no importa porque, para cuando lo hayas descubierto, ya te habrás enamorado de la historia.

Claudia es la compasión personificada en una mujer aparentemente frágil con una fortaleza interior arrolladora. Es un pilar fundamental en la historia y la mano que arranca de Matthew lo superficial de su personalidad. Y lo hace de una forma sutíl mediante sus actos, poco a poco y a pesar de que Matthew se resiste a dejarse llevar por los sentimientos que le nacen, de forma que la evolución del personaje se va haciendo real a medida que avanza la lectura.

Los personajes secundarios son muy auténticos y comparten su propia historia con una naturalidad absoluta, descubriendo además el entorno en el que viven y sus costumbres.

El estilo de Ángeles me ha encantado y sin duda leeré otros de sus libros. Te invita a imaginarlo todo sin caer en descripciones pesadas, ni detalles sin importancia. De hecho justamente me llamaron la atención los pequeños detalles, que desvela poco a poco de una forma calculadísima que me encanta que aclaran las pequeñas dudas y contribuyen en que puedas conocer y querer a los personajes… Y a la historia en general…

En fin. Que me he quedado con esa sonrisa tontorrona que se me queda cuando me leo un buen libro. Que lo incluyo en esa reducida lista de “libros de mi vida”. Que lo recomendaré hasta la saciedad. Y que, para no variar, me he enamorado de Matthew, soy fan. O de su mundo… No lo sé… ¡Qué manía con pillarme de los personajes de ficción…! 😛

Como lo de Matthew es imposible, espero al menos haber conseguido que alguien tenga ganas de leer este libro.

Un besito,

Hannah Nah