República luminosa de Andrés Barba

republica-luminosa-andres-barba-critica-blog-literario-libro-cafe-y-mantaRepública luminosa. Andrés Barba

  • Nº páginas: 187
  • Editorial: Anagrama
  • ISBN: 978-84-339-9846-0

¡Hola de nuevo!

Hace mucho que no paso por aquí pero creo que nunca es tarde para retomar los buenos hábitos. Además el libro que traigo hoy me inspiró ese deseo de volver a analizar una lectura, de detenerme entre sus páginas y preguntarme por aquello que realmente quiso transmitir el autor con sus palabras.

Estoy hablando del libro ganador del 35º Premio Herralde de Novela.

La acción se desarrolla en una pequeña ciudad subtropical denominada San Cristóbal, un lugar agobiado por la selva y bordeado por las aguas marrones del río Eré. Se trata de una provincia pobre donde el narrador se asienta en el año 1993 tras ser ascendido como funcionario directivo del departamento de Asuntos Sociales.

Se produce la aparición de unos niños que al principio nadie toma en cuenta, a los cuales se confunde con los niños pobres de la calle. Todo el mundo parece preguntarse de dónde podían haber aparecido esos críos que hablan además un idioma desconocido y que poco a poco se van haciendo cada vez más visibles en el núcleo urbano como una enfermedad que va enseñando sus síntomas antes de mostrarse del todo. Son solamente críos de entre 9 y 13 años pero éstos no muestran la inocencia de la infancia sino una mentalidad delincuente de rasgos claramente adultos. La violencia y los asaltos aumentan en las calles y pronto todo el mundo comprende que estos niños recién llegados son el verdadero problema.

La mezcla de personalidad infantil y violencia adulta en unos cuerpos de niños de entre 9 y 13 años es en cierto modo siniestra. Maldad e inocencia de la infancia son antagonismos que resaltan a lo largo de toda la lectura y que obviamente desde el punto de vista moral choca. Además el autor recalca que la forma de organizarse de estos críos es inexistente, no habiendo un líder interno o externo que dirija sus actos. Sus acciones parecen juegos desorganizados que de alguna forma se convierten en hechos conjuntos.

Y es que estos niños no solo desconciertan al lector, sino también a los habitantes de la ciudad de San Cristóbal. De hecho se forman dos grupos bien diferenciados. Por un lado están los adultos que no comprenden cómo se puede llegar a torcer una situación así y en cierto modo tardan en comportarse con la madurez necesaria para aportar una solución. Por otro lado están los niños que, casi sin palabras, inmersos en su mundo y seducidos por la libertad infantil, se comportan como un grupo homogéneo; como si los niños realmente hablaran un idioma diferente al de los adultos, como si fueran de una especie diferente que se entienden solo entre ellos y como si vivieran en un mundo diferente del de los adultos.

Cuando estaban alegres apenas se diferenciaban de nuestros hijos. Gesticulaban para hacerse reír entre ellos, o se levantaban rápido después de rodar y al hacerlo se caían de culo provocando un gran jolgorio. Yo mismo recuerdo haber sonreído en muchas de aquellas ocasiones, asombrado de que fueran los mismos a los que evitábamos cambiándonos de acera o cruzando las plazas de lado a lado cuando los veíamos.

El autor desgrana la psicología de estos niños inventados durante todo el libro, los analiza con la voz del narrador protagonista con una curiosidad minuciosa, como si analizara el caso desde un punto de vista empírico, con todas las pruebas delante e intentando explicarse a sí mismo lo que sucedió hace ya veinte años.

El narrador tiene un punto de vista adulto. Sin embargo la historia trata de niños. Desde luego, yo me quedo con esto:

La infancia es más poderosa que la ficción.

Un libro profundo que recomiendo sin dudar. El autor tiene una voz franca e inteligente con la cual consigue hacer dudar al lector: ¿estoy leyendo ficción o realidad?

¡Nos leemos pronto! 😉

****Gracias a mi prometido Esteban por este bonito regalo.

Anuncios

Una esposa perfecta de Katherine Scholes

Una esposa perfecta. Katherine Scholes.una-esposa-perfecta-katherine-scholes-critica-libro-reseña-comentario-blog-literario-libro-cafe-y-manta

  • Nº páginas: 496
  • Editorial: Planeta
  • ISBN: 9788408133063

¡Hola a todo el mundo!

Ya hace unas semanas que acabé esta novela y me apetecía mucho dar mi opinión y sobretodo animar a su lectura.

Kitty sueña con convertirse en la esposa perfecta que su marido Theo y, dicho sea de paso, la familia del susodicho esperan que sea. Una auténtica dama de la alta sociedad británica a pesar de provenir de una humilde familia de granjeros australiana. Tiene la sensación de deberle lealtad a Theo después de haberle dejado en ridículo a él junto con su impecable linaje inglés. Además ahora es su oportunidad ya que Theo acaba de aceptar una oferta de trabajo que conlleva trasladarse a vivir a África.

La historia está ambientada en los años posteriores a la segunda guerra mundial y parece que la autora haya hecho un trabajo de investigación muy completo. Plasma fielmente las normas de la sociedad de la época y el ambiente que se respira está muy conseguido. Por otro lado, también se nota muchísimo la diferencia de culturas entre los británicos y los nativos. De hecho se hace notar que los británicos están en realidad presos dentro de su propia jaula, a pesar de invadir literalmente el territorio africano.

Kitty no lo tendrá fácil. Theo está encerrado en sí mismo y el trabajo es lo único que parece motivarle a olvidar los horrores pasados durante la guerra. Sus días en África discurren de forma monótona y tensa. Lo único que podría salvarla es su pasión por el arte pero lo tiene vetado. Hasta que conoce la misión católica y sus integrantes.

Esta no es una novela romántica pastelosa, sino una historia de reconocimiento de uno mismo y muestra la importancia de ser valientes para seguir nuestro propio camino.

La descripción del comportamiento de la sociedad (en este caso británica) de la época, con sus costumbres anticuadas y sus rígidas normas, aporta realismo a la novela y personalmente me ha dado mucho asco en más de una ocasión. Kitty se ve presa de unos valores (o una falta de ellos) y formas que no comparte pero debe aprender a integrarse tal como se presenta su vida futura casada con Theo.

El estilo de la autora es muy fluido, claro y agradable. El argumento se va entramando con algunos interrogantes que no te permiten parar de leer hasta que la historia se vuelve realmente interesante. La autora también consigue que el lector empatice con la protagonista hasta que la impotencia, la frustración y las dudas atrapan como si se estuvieran viviendo en primera persona.

El precioso telón de fondo de la novela es África con sus tierras áridas, su gente, su mística cultura y su bonita forma salvaje. Se siente la atmósfera del lugar, se respira el aire y complementa la interesante historia de Kitty.

Aparte del paisaje africano y forma social británica de la época, la autora entremezcla recuerdos familiares y datos históricos posteriores a la guerra. Como ella misma aclara al final del libro, “esta novela vino inspirada por las circunstancias que se produjeron a consecuencia del Plan del Maní que el gobierno británico desarrolló en Tanganica (hoy Tanzania) entre 1947 y 1951”.

Una lectura muy agradable que en su final deja buena sensación. Kitty es la representación de muchas mujeres…

Te regalaré el mundo de Marta Fernández

Te regalaré el mundo. Marta Fernández.te-regalare-el-mundo-marta-fernandez-libro-critica-comentario-blog-literario-libro-cafe-y-manta

  • Nº páginas: 400
  • Editorial: Espasa
  • ISBN: 9788467041859

¡Hola!

Ya estoy por aquí de nuevo y traigo un libro que ya de entrada, así sin anestesia ni nada, puedo decir que recomiendo.

Se trata de la novela de la periodista Marta Fernández. No pienso colgar su foto ni hablar de su carrera como he visto que han hecho en otros lados, de eso ya os encargáis vosotros que para eso está papá Google que resuelve todas las curiosidades.

Nuestro protagonista es Leo, un joven periodista que trabaja en la redacción de un periódico en decadencia por culpa de una mala dirección. Delante de los impotentes ojos de sus empleados “El Globo” se va desinflando y ya no es lo que era antes. Aprovecho para destacar la extensa información que ofrece la autora del funcionamiento del mundo periodístico a través de sus personajes. Leo también es escritor y durante gran parte del libro sufre de esa necesidad que a menudo comentan los escritores de encontrar respuestas para sus personajes y así dejarlos salir de su mente.

Leo es el profesor Rossum y el profesor Rossum es Leo. Son lo mismo en épocas diferentes, en momentos diferentes de la vida. Rossum es el científico inventor, práctico y creativo, hombre de confianza del rey de Portugal del siglo XVIII. Vive enclaustrado en un palacio madrileño cerca de Doña Bárbara, a quien tiene que proteger. La autora sabe plasmar la vida y costumbres de aquella época y es admirable como, a pesar de intercalar dos épocas diferentes, la narración en cada caso se amolda a lo que pide cada momento del tiempo. Demuestra claramente el control que tiene del lenguaje y los recursos literarios.

En esta novela no solo tenemos periodismo e historia. Hay mucho sentimiento y muy variado. Amistad plasmada en los personajes secundarios; la búsqueda del amor y la complejidad de las relaciones de pareja; el amor de la madre y la figura que tiene dentro de la familia; la importancia de una figura paternal complementaria que consiga completar el cuadro familiar; pero sobretodo la búsqueda de uno mismo. Leo quiere entender por qué su padre le abandonó cuando era un niño. Rossum quiere recuperar una hija perdida. Buscan la paz interior por diferentes vías. La autora de nuevo cuenta con mucha destreza a la hora de plasmar cada sentimiento. El lector vive la historia como si ocurriera en sus propias carnes.

La prosa de esta autora es simplemente genial, inteligente y cuidada, no te deja parar pero tampoco es de las que se leen solas. Es una lectura que pide más pausa, para disfrutarla al máximo. Cuenta con muchos recursos que la convierten en una novela muy recomendable. Entre ellos se encuentra la sorpresa de un final que, aunque se va intuyendo, no deja de impactar y aclara todas las dudas.

Desde luego, si lo teníais entre vuestras extensas listas de “Libros pendientes de leer” ya le podéis ir dando prioridad que lo merece.

Os dejo el book trailer como complemento a la reseña de esta entrañable y fascinante historia.

Y el libro del mes de febrero es…

si-tu-me-dices-ven-lo-dejo-todo-pero-dime-ven-albert-espinosa-libro-autoayuda-blog-literario-libro-cafe-y-mantaBueno, bueno, bueno…

¡Hace nada que estaba celebrando el fin de año! No me puedo creer que ya estemos en marzo.

Y no me puedo creer el poco tiempo que dediqué a la lectura este mes… Vale… Al menos tengo la excusa de que tuve menos días.

El caso es que me costó mucho tomar la decisión pero, por el optimismo que transmite y por lo mucho que enseña en cada uno de sus libros… Creo que Albert Espinosa se merece que le mencione en esta sección. Podéis leer la reseña aquí.

¡Que tengáis todos una buenísima entrada de mes!

El niño que dibujaba un mundo nuevo, de Roland Watson-Grant

El niño que dibujaba un mundo nuevo. Roland Watson-Grant.libro-el-niño-que-dibujaba-un-mundo-nuevo-roland-watson-grant-critica-reseña-blog-literario-libro-cafe-y-manta

  • Editorial: Siruela-Alevosía
  • Nº páginas: 276
  • ISBN: 9788416413102

¡Último libro de febrero! No sé qué me ha dado este mes con los niños protagonistas, de verdad… El caso es que me llamó mucho la portada, cosa que reconozco que me pasa muy a menudo, y la sinopsis me remató.

Según lo que he podido indagar por ahí del autor, se trata de su primera novela. Lo cierto es que poco importa, porque ha resultado ser una grata lectura. Enfocada desde el punto de vista de un niño de 9 años y más tarde hasta sus 16 de adolescente, nos va guiando por los diferentes episodios de su vida con un lenguaje fresco y nos muestra quién es en realidad Skid Beaumont.

Pues Skid vive con su familia en una chabola localizada en una zona empantanada de las afueras de Nueva Orleans. A lo lejos, las luces de la ciudad son como una promesa que nunca llega a cumplirse. La misma que le hizo su padre, Alrick Beaumont, a su madre al mudarse allí. El boom del petróleo de los ’70 le nubla la vista y termina arrastrando a su familia a esos pantanos con la esperanza de que la expansión de la ciudad les alcance. Jamás ocurre y la promesa de una vida mejor para Valerie Beaumont y sus 4 hijos se queda en palabras.

Skid crece rodeado de los inventos de su padre, de una madre ajetreada, de unos hermanos mayores de personalidades muy diferentes entre sí, el lodo de los pantanos, los mosquitos y los caimanes, los árboles secos y por último, los hechizos y supersticiones de un pasado que dejó huella. Skid quiere arreglar el mundo que le rodea, quiere ver a los suyos felices, y para eso tiene un plan en el que emplea todos los recursos que tiene a su disposición. Es genial como se ha enfocado al personaje, es inocente pero al mismo tiempo muy valiente y un negociador nato. Skid no dibuja pero su hermano sí. Y puede arreglar cualquier cosa con sus dibujos. Su madre tiene poderes, conoce las prácticas de la magia hudú.

Skid está metido en su propio mundo… Pero tiene buenas intenciones y a veces es muy divertido. Lo dejo ahí…

Naturalmente, hasta entonces nunca me había chuleado ante nadie de los poderes de mi hermano, porque la gente siempre se pasa a la hora de pedir. Ya sabes: se empeñarían en decirle lo que tenía que hacer y le llevarían todas sus chorradas para que se las arreglase sin mi permiso o incluso gratis. A ver, yo era el representante de Frico: había invertido una Snickers y dos dólares en el negocio. Joder.

De modo que el tamarindo del que te he hablado era nuestra sala de juntas oficial. Qué narices, si hasta había que reservar. No es que hiciera falta una reserva formal, pero no puede uno estar en medio de una reunión seria y de repente Frico el Pecas decida que quiere subir a dibujar azulillos y nos mande callar. Al chaval le encantan los bichos. Le viene de su madre. Conque tenías que decirle al resto de los hermanos Beaumont: <<Oye, estoy en la sala de juntas>>, y después rezar para que no vinieran a espiar.

Así pues, movilicé a toda la basca. Por aquella época eran Marlon, el aspirante a estrella infantil, y nuestro primo Belly, que en realidad era como un hermano, pero vivía en la carretera de Honey Drop, cerca de la casa de Marlon.

Se trata de una lectura inteligente, a pesar del lenguaje de calle y las travesuras en las que se mete Skid. El mensaje que transmite va mucho más allá de un simple argumento. Se trata de una época de cambios que se viven a raíz de las experiencias de Skid, pero de una forma sutíl. De la misma forma se vive la dificultad de la pobreza que les rodea, de los sueños rotos, el abandono, la lucha… Se tratan como si no tuvieran importancia… Más o menos como si fuera un juego para niños…