Y el libro del mes de octubre es…

la-vigilante-del-louvre-novela-lara-siscar-reseña-blog-literario-libro-cafe-y-mantaLlego tarde con esto pero no podía dejar de hacer esta entrada… Es como un homenaje a todas las personas que por diferentes motivos, falta de tiempo, cansancio, etc., no pueden leer mucho pero se niegan a renunciar a esa lectura mensual obligatoria. Como sabéis, esta sección es en base a mis propias lecturas mensuales, así que no me hago responsable de discrepancias de ningún tipo. jajaja

¡Allá voy! Lo he tenido un poco difícil pero mi ganadora de este mes es Lara Siscar con su vigilante del Louvre. Podéis leer la reseña aquí mismo. Es un libro muy difícil de reseñar sin romper la magia o cargarse el argumento pero lo cierto es que me pareció una lectura muy completa, con varios giros argumentales, un estilo muy cuidado y a veces divertido… Por todo eso y porque siento que todavía me falta mucho por decir de La vigilante del Louvre… ¡Es mi libro del mes de octubre!

¡Hasta pronto! 🙂

Anuncios

La vigilante del Louvre de Lara Siscar

La vigilante del Louvre. Lara Siscar.la-vigilante-del-louvre-novela-lara-siscar-reseña-blog-literario-libro-cafe-y-manta

  • Editorial: Plaza y Janés
  • Nº páginas: 256
  • ISBN: 9788401016912

¡Hola a tod@s!

No soy muy amante del arte pero en cuanto leí la sinopsis de esta novela no me pude resistir y ahora estoy encantada.

En el libro conoceremos a tres personajes principales, tres mujeres de vidas completamente diferentes, que contarán cada una su historia con su propia voz. Diana es la mujer que da nombre a la novela. Una vigilante del famosísimo Louvre de París, acostumbrada a vivir entre obras maestras. Su vida y algo en su interior se trastorna con la llegada de una de las pinturas de la exposición temporal del museo. Isabelle, una modelo de pintura de carrera frustrada y durísima vida. De hecho sus vivencias son tan crudas a veces que, más que ficción propia de un personaje, me han parecido críticas a la moralidad de ciertas profesiones; cosa que obviamente me encanta. Por último tenemos a Claudette, con su vida acomodada y mucho tiempo libre, tanto como para aburrirse de todo lo que la rodea. Sus vidas se cruzan con el telón de fondo del Louvre.

Como dije antes, estas tres mujeres tienen vidas completamente diferentes. Sin embargo comparten características que se hacen cada vez más visibles con el paso de los capítulos; cierto desprecio al convencionalismo, cierta rebeldía hacia la vida que se denomina normal hoy en día, al aburrimiento que rodea a lo cotidiano y quizás incluso cierta ansia a vivir.

Hay tantas parejas en el museo… pasean juntas por sus salas, se arriman para observar los cuadros, se dicen cosas al oído… Nosotros nunca hemos tenido esa clase de complicidad. Desde mi vacío los encuentro a todos felices, sin este ardor, y esta angustia, y esta tristeza, o envidia, o qué se yo, que me corroe. Detesto sentirme presa de esas emociones. No es propio de mí. Siento lástima de mí misma, y es que en realidad doy pena. He estado deambulando toda la mañana sin lograr mi propósito…

La culpa de todo este desorden lo tiene un cuadro en especial: El origen del mundo de Gustave Coubert. Una obra polémica en la novela y también fuera de la ficción. La autora enmascara este trocito de cultura del arte en el argumento y lo cierto es que el resultado es genial. Ella misma aclara al final qué partes son ficción y qué no. Ya que la cosa va de aprender culturilla, para los que no habéis tenido la ocasión de visitar el Louvré como yo… aconsejo leer el libro con el amigo Google al lado, para ir buscando las diferentes obras de arte que se mencionan entre sus páginas. Para mí fue un ejercicio con el que disfruté incluso más la lectura.

Los capítulos de la novela son cortitos. No me atrevo a decir que es una lectura que se lee en una tarde porque hay que tener en cuenta que se van narrando las historias diferentes de tres personas de forma intercalada, la asimilación de la información no es tan fácil y el orden cronológico se vuelve confuso. Aun así, es un libro cien por cien recomendable. El estilo que emplea la autora es muy natural y espontáneo; de hecho hay partes muy amenas. Por otro lado, hay otro tono más elegante que se mezcla con el anterior. El conjunto merece la pena y hay que tener en cuenta que es la primera novela de esta autora.

¿Alguno se anima?

Un besito