Una lección de vida y muerte, de Belinda Bauer

Una lección de vida y muerte. Belinda Bauer.una-lección-de-vida-y-muerte-belinda-bauer-libro-critica-reseña-blog-literario-libro-cafe-y-manta

  • Nº páginas: 320
  • Editorial: Roca
  • ISBN: 9788416498369

¡Hola gente!

Ahí va el segundo libro del que quería hablaros en febrero. En cuanto vi la portada, me acordé de Morir no es tan fácil (podéis leer la reseña pinchando en el título), libro que me encantó. Así que no dudé mucho en aplazar todos los libros que tengo pendientes en mi lista y lanzarme a por el nuevo de la autora.

Bueno pues quizás me había creado unas expectativas demasiado elevadas… O quizás es que algo de razón tengo… Lo cierto es que me esperaba más.

Vamos por partes. El estilo de esta autora es genial y muy personal, se refleja de nuevo en el libro con mucha fidelidad. Tiene ese toque de humor e incluso diría que una pizca de absurdo, que guarda el entretenimiento durante toda la lectura. Sin embargo el ritmo ha sido demasiado pausado para mi gusto, hay detalles que pienso que podría haberse ahorrado.

Lo más brillante, como en el anterior libro que reseñé de la autora, es la protagonista. En este caso tenemos a una niña de diez añitos, Ruby Trick, de carácter cerrado, que va desvelando lo que ocurre a su alrededor desde su inocente punto de vista. Tergiversa la información y la entiende como sólo un niño la puede entender, desde una perspectiva completamente inexperta. Se refleja una vez más la inteligencia con la que Belinda Bauer crea su prosa y la verdad es que queda genial. “Rubes” es un gran personaje, a pesar de su corta edad.

Rubes vive en un pueblo llamado Limeburn, junto a una madre desbordada por la responsabilidad de llevar el peso de la familia y un padre demasiado infantil como para tomar de una vez el control sobre las riendas de su vida. La situación en casa es algo tensa desde hace tiempo y no tiene muchos amigos, más que nada porque no hay mucho en dónde elegir en aquél pueblo. Por si eso fuera poco y como no podía ser menos, hay un asesino suelto que va aterrorizando a los habitantes de la región, sobretodo a las chicas jóvenes que no disponen de coche y se dedican a andar solas de noche por las carreteras o a hacer autostop. Le llaman el asesino ET, ya que pide a sus víctimas que se desnuden y las hace llamar a casa para despedirse de sus madres antes de matarlas. Lo raro es que no hay rastro de agresión sexual. Esto trae de cabeza a la inspectora Kirsty King y al policía Calvin Bridge, que andan tras las pistas de este asesino.

La premisa en conjunto no me pareció nada original y, aparte de Ruby, el resto de personajes no tenían nada especial. Como dije antes, algunos detalles incluso me sobraban como por ejemplo la vida de Calvin Bridge y en cómo se agobia con su novia Shirley. De hecho, los policías mismos no pintan mucho, pero claro una niña no puede resolver un asesinato por sí sola…

Lo cierto es que estoy algo contrariada, ya que Belinda Bauer es una gran autora. Si no fuera por Ruby y lo brillante que es, no recomendaría leer este libro para nada. Por lo demás, juzgad vosotros mismos…

¡Espero que me contéis!

Hannah

Morir no es tan fácil de Belinda Bauer

Morir no es tan fácil. Belinda Bauer.morir-no-es-tan-facil-belinda-bauer-reseña-blog-literario-libro-cafe-y-manta

  • Editorial: Roca Editorial
  • Nº páginas: 281
  • ISBN: 9788416306213

Decidí embarcarme en la aventura de leer este libro debido a las innumerables reseñas buenas que vi en varios blogs que sigo. Creo que no podía haber tomado mejor decisión.

La lectura ha sido sorprendente y genial. No es un thriller al uso o ni siquiera lo es… No lo sé, porque la típica tarea de descubrir la identidad del asesino se lleva de forma tan original e inteligente que despista. El tópico de “médico asesino” se queda pequeño cuando el “detective” que intenta resolver el caso es un joven universitario con síndrome de Asperger que ni siquiera comprende el efecto de sus propios hechos.

Patrick, nuestro protagonista, ve la vida desde el punto de vista que le permite su enfermedad. Tiene una extraña predilección por la muerte y lo que conlleva el hecho de que alguien lo esté. Esto tiene una explicación, el chico no es un psicópata, la pérdida de su padre le marcó sumiéndole en un dilema existencial que intenta resolver a toda costa.

Al principio perder a su padre le había provocado una confusión similar a perder un guante o un calcetín. Esas cosas no dejan de existir solo porque no se vean; siempre existen en alguna parte: debajo de la cama, en la lavadora, entremetidas en el sofá…, y siempre acaban apareciendo.

Tarde o temprano, dependiendo del empeño con que se busquen.

Y Patrick había puesto mucho empeño. Desde que la orientadora del colegio le dijera lo de la puerta de un solo sentido, había intentado encontrar alguna señal de dónde estaba y cómo se abría. Al principio, la buscó en los animales y los pájaros que recogía por los Beacons y llevaba a su casa, luego en las caras de los muertos que encontraba en las colecciones de postales macabras, o en los moribundos de los hospitales de campaña de África que salían en el telediario de las diez…

Para Patrick, la clase de disección en la Universidad de Cardiff en la que ingresa se vuelve cada vez más obsesiva. Necesita conocer la causa de la muerte del hombre cuyo cadáver está diseccionando y lo intenta todo, desde una extrema inocencia, para conseguirlo.

El resto de personajes que encontramos son igual de fascinantes que Patrick y, como suele pasar en este tipo de libros, al principio sus vidas nada tienen que ver. Es después de unos capítulos que las cosas empiezan a encajar y la novela se hace realmente adictiva. Destaca especialmente la triste historia de un señor que lleva demasiado tiempo en coma como para procesarlo. Su “resurrección” y los pequeños avances que realiza en su desgraciado estado después de despertar. La autora utiliza la primera persona para describir lo que siente este señor y un humor en ocasiones macabro dada su situación. Aun así, merece la pena leer los pensamientos de este señor, su forma diría que graciosa de reconocer el entorno y las reflexiones tan duras que hace en ocasiones acerca de su estado. La mezcla de todo esto me pareció simplemente genial.

La novela está dividida en cuatro partes y el estilo de la autora, aunque de un ritmo no especialmente ágil, te atrapa con una frescura que creo que escribiera lo que escribiera sería igual de adictivo. Creo que presenta una premisa original para un thriller. El resultado de la forma en la que está estructurada y pensada la novela es un libro realmente recomendable para leer, adictivo, diferente, atrevido y en ocasiones extremadamente ameno.

La verdad es que me quedan muchísimos detalles que comentar acerca de esta lectura pero prefiero que cada lector lo descubra por sí mismo. Además, me quedaría una entrada extensísima… Solo me queda animaros a leer esto si no lo habéis hecho ya. ¡Feliz lectura! 🙂

P.D. Un libro menos para el reto Autumnthon 2015. Nº 1: Libro con la portada negra.