Y el libro del mes de febrero es…

si-tu-me-dices-ven-lo-dejo-todo-pero-dime-ven-albert-espinosa-libro-autoayuda-blog-literario-libro-cafe-y-mantaBueno, bueno, bueno…

¡Hace nada que estaba celebrando el fin de año! No me puedo creer que ya estemos en marzo.

Y no me puedo creer el poco tiempo que dediqué a la lectura este mes… Vale… Al menos tengo la excusa de que tuve menos días.

El caso es que me costó mucho tomar la decisión pero, por el optimismo que transmite y por lo mucho que enseña en cada uno de sus libros… Creo que Albert Espinosa se merece que le mencione en esta sección. Podéis leer la reseña aquí.

¡Que tengáis todos una buenísima entrada de mes!

Si tú me dices ven… de Albert Espinosa

Si tú me dices ven lo dejo todo… pero dime ven. Albert Espinosa. si-tu-me-dices-ven-lo-dejo-todo-pero-dime-ven-albert-espinosa-libro-autoayuda-blog-literario-libro-cafe-y-manta

  • Nº páginas: 208
  • Editorial: Grijalbo
  • ISBN: 9788425346071

¡Hola de nuevo!

He tardado un poco en reaparecer… ¡Pero aquí estoy de nuevo con muchas ganas de seguir hablando de libros! 🙂

La primera entrada del año la voy a llenar de los bonitos mensajes que Albert Espinosa deja escondidos entre las páginas de este libro de título interminable.

Daniel es un hombre que se ha perdido y debe retomar el control sobre su vida. Su relación de pareja está estancada y lo único que le hace sentir seguridad es su trabajo. Se dedica a buscar niños desaparecidos. Justo será una llamada de teléfono de un nuevo caso lo que rompa definitivamente su relación. Debe aceptar, debe superar la ruptura… Extrañamente, el caso le llevará a un lugar clave de su infancia. La isla de Capri… El lugar donde podía recuperarse siempre que se perdía.

La voz del narrador es algo que me encanta de este libro, me resulta incluso entrañable… Con sus dudas tan auténticas, tan cotidianas. Una voz que te obliga a meterte en la piel del personaje y te hace vivir y entender sus decisiones. Dani cuenta sus problemas con la estatura de su familia y el bullying que sufrió a causa del enanismo, sus recuerdos más crueles de la infancia, el dolor padecido tras la muerte de sus padres, la mala relación con su hermano mayor, su relación con “desconocidos con los que no se puede hablar” y cómo éstos le enseñaron grandes lecciones…

Perder puede ser gozoso, pues te hace entender mejor el valor de ganar. Además, con el tiempo, las pérdidas siempre se acaban convirtiendo en ganancias.

Personalmente es un libro que me transmitió mucho cariño y creo que se hizo con mucha sensibilidad. Donde las palabras gigantón, faro, mesita de noche, perla y Polaroid esconden mucho más que un significado… Donde es posible “parar el mundo” para recuperarse a uno mismo cuando se está perdido.

– ¿Nunca has parado el mundo?

– ¿Qué es parar el mundo?

– Parar el mundo es decidir conscientemente que vas a salir de él y mejorarte y mejorarlo. Para poder moverte y moverlo mejor. En ese momento debes intentar que nadie ni nada te cree problemas. Alimentarte de buena literatura, de buen cine y, sobre todo, de la conversación de una única persona que te inspire en este mundo. ¿Y sabes qué…?

– ¿Qué? – dije emocionado y fascinado.

– Luego el mundo te premia. El universo conspira a favor de los que lo mueven. Y ésos son los que lo paran. ¿Tú quieres mover el mundo o que te mueva?

– Moverlo – dije con seguridad -. ¡Moverlo!

Es un libro de capítulos breves, de lectura fácil y agradable. Pero sobretodo es un libro que enseña a vivir. 100% recomendable.

¿Alguien se lo ha leído? ¡Se puede comentar! 😉

Un besito,

Hannah