Tercera lectura breve de agosto

¿Cómo lleváis el calor? Yo tengo las neuronas morenas de tanto baño de sol.

En esta ocasión traigo a Edgar Allan Poe.

¿Suena música siniestra? No, es el ruido de mis neuronas friéndose. 😛

Conocí a este autor en el instituto, no recuerdo qué año era. Clase de Lengua Castellana, lectura obligatoria. Le odié en cuanto comencé la lectura. No lo comprendía, demasiado oscuro, demasiado siniestro. Cuando terminé el libro le admiré. Escribir es despertar sensaciones, hacer que el lector sienta cada frase en sus propias carnes. Y Edgar Allan Poe te transporta con absoluta facilidad a su mundo, tu casa se convierte repentinamente en la casa de la familia Adams y empiezas a sospechar de todo alrededor.

Hoy en día todavía recuerdo casi a la perfección uno de los relatos que componían ese libro y es con el que me quedo: El corazón delator. Simplemente genial. Me encanta la forma en la que comienza:

Edgar_Allan_Poe¡Es cierto! Siempre he sido nervioso, muy nervioso, terriblemente nervioso. ¿Pero por qué afirman ustedes que estoy loco? La enfermedad había agudizado mis sentidos, en vez de destruirlos o embotarlos. Y mi oído era el más agudo de todos. Oía todo lo que puede oírse en la tierra y en el cielo. Muchas cosas oí en el infierno. ¿Cómo puedo estar loco, entonces? Escuchen… y observen con cuánta cordura, con cuánta tranquilidad les cuento mi historia.

Me es imposible decir cómo aquella idea me entró en la cabeza por primera vez; pero, una vez concebida, me acosó noche y día. Yo no perseguía ningún propósito. Ni tampoco estaba colérico. Quería mucho al viejo. Jamás me había hecho nada malo. Jamás me insultó. Su dinero no me interesaba. Me parece que fue su ojo. ¡Sí, eso fue! Tenía un ojo semejante al de un buitre… Un ojo celeste, y velado por una tela. Cada vez que lo clavaba en mí se me helaba la sangre. Y así, poco a poco, muy gradualmente, me fui decidiendo a matar al viejo y librarme de aquél ojo para siempre.

Presten atención ahora…

No me digan que no es genial. ¡Nos leemos!

Anuncios

2 comentarios en “Tercera lectura breve de agosto

    • Sí, Allan Poe es un poco especial, diría que inquietante… Yo leí algunos de sus relatos cortos y había de todo, pero en general me gustó. Lo bueno que tienes es que se leen rapidísimo, porque son breves y el ritmo es ágil. Y si al final no te gusta, al menos puedes decir que te has leído un clásico más. 😛
      Ya me contarás. un besito!

      Le gusta a 1 persona

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s